Todo lo que debes saber sobre las calderas de propano

Las calderas de propano, también conocidas como calderas de gas propano, son un electrodoméstico de agua sanitaria que tiene un funcionamiento sencillo ya que consiste básicamente en el paso del agua por una tubería. Esta tubería se calienta mediante una llama que se introduce con combustible. ¿A que dicho esto ya sabes de lo que estamos hablando? Son las clásicas calderas que teníamos y aún tenemos en nuestros hogares.

Aunque muchas de estas calderas de propano han dejado de existir dándole paso al gas natural, lo cierto es que aún es muy habitual encontrarlas. De hecho, no son pocos los consumidores que se están cambiando al gas propano. Esto es debido a que el propano es un elemento de combustión que suele considerarse más barato que el gas natural. El tipo de calderas que se utilizan son de condensación. Te contamos más. 

Calderas de propano: qué debes saber 

Alto rendimiento: Las calderas de condensación son famosas porque proporcionan un rendimiento superior al 100%, lo cual significa que son mucho más eficientes que los termos eléctricos.  Además, tienen la gran ventaja de que tienen un mecanismo muy sencillo por lo que salvo en las averías más graves, habitualmente es fácil saber lo que sucede con ellas. Los problemas de baja presión, por ejemplo, se solucionan sin dificultad.

La evacuación de condensados es el mantenimiento primordial por parte del usuario. Para esto es necesario un sumidero. De ahí que las calderas de propano estén normalmente situadas cerca de sumideros o con tubos compatibles con productos condensados. 

Bajo precio: El gas propano es más económico que el gasoil por lo que es interesante tener en cuenta esta alternativa. Obviamente su lado negativo es que las calderas de condensación son más costosas. Al ser el sistema de condensación más eficiente hace posible que el comprador gaste menos. No obstante, actualmente es posible emplear otros tipos de gas en calderas de condensación por lo que los precios se han equilibrado bastante.

Temperatura más estable: A diferencia de otros sistemas, las calderas de propano proporcionan una temperatura estable. De este modo nos encontramos con un producto que destaca por su eficiencia y que además sorprende por haberse convertido en un firme adversario a las calderas de gasoil. 

Tipos de distribución del gas propano: El gas propano cuenta con tres tipos de distribución en el mercado. El primer tipo de las calderas de propano es el depósito único que consiste la recarga y suministro a través de camiones cisterna. El segundo caso son las clásicas bombonas que han sido utilizadas desde hace décadas para consumo particular. Por último, hallamos el propano canalizado que es uno de los más comunes actualmente. Se trata de un depósito que es compartido en urbanizaciones o bloques de pisos. El gas propano suele utilizarse en lugares en los que no hay acceso a gas natural.

Cómo elegir una caldera de gas propano

Las calderas de propano son de condensación por lo que existen varias opciones en el mercado según las necesidades. Lo habitual es que se opte por una caldera mixta y ecológica. El tamaño también es importante en el caso de que tengas un hogar de pequeñas dimensiones. Hay opciones en el mercado diseñadas específicamente para casas que tengan menos de 50m2. 

Antes de adquirir tu caldera de propano, cerciórate de que sea silenciosa, cuente con un uso polivalente (suelo radiante, radiadores, apoyo a otras instalaciones como son las solares) y que su eficiencia energética sea idónea para un menor consumo. No olvides que el motivo principal para elegir este tipo de caldera es justamente porque su precio y el ahorro de energía vienen de la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *