¿Dónde colocar el termo eléctrico?

Si has decidido comprar un termo eléctrico, ¡enhorabuena! Desde el primer minuto podrás comprobar las innumerables ventajas que tienen estos aparatos a la hora de disponer de agua caliente de una forma rápida y eficiente. Sin embargo tú dilema puede ser otro: ¿dónde colocar el termo eléctrico? Te ofrecemos algunas pautas para acertar con la instalación.

Varias cosas debes tener en cuenta a la hora de decidir dónde irá el termo eléctrico que acabas de comprar: su tamaño, el espacio disponible que tengas en casa y la propia capacidad del termo eléctrico. Contemplando estas opciones será mejor colocarlo dentro o fuera de casa. Eso sí, lo ideal siempre será que esté dentro del hogar, es lo normal y siempre lo más cerca posible de la toma de agua caliente tanto de la cocina como del baño. ¿Por qué? Porque así evitarás perder calor por las tuberías.

Pero puede ocurrir que tu termo eléctrico no se pueda instalar en el interior, imagínate que has comprado uno muy grande. En ese caso puedes optar porque esté en el balcón o en el garaje de casa. Eso sí procura instalar un aislamiento complementario tanto en el termo como en los tubos de agua fría y caliente para una máxima protección del mismo y para que, además, puedas tener agua caliente de una forma más rápida siempre que quieras sorteando las bajas temperaturas de las partes más gélidas del año.

Tener en cuenta a la hora de instalar el termo eléctrico

Anteriormente hemos señalado diferentes aspectos que tiene que tener en cuenta a la hora de comprar e instalar un termo eléctrico pero ¡ojo! hay más. Por ejemplo la pared dónde vaya a ir es un detalle esencial ya que ésta debe ser capaz de sostener un peso hasta tres veces superior al del aparato lleno. ¡Así que prohibido instalarlo en paredes finitas o de yeso si no quieres sufrir un accidente!

Además acuérdate siempre de dejar como mínimo entre 25 y 30 centímetros entre lo que es la protección del termo y cualquier obstáculo fijo. La finalidad no será otra que la de realizar las tareas de mantenimiento de una forma sencilla y segura cada vez que éstas sean necesarias.

Otra cosa que tener en cuenta a la hora de instalar un termo eléctrico también tiene que ver con la seguridad, y es que el termo debe instalarse de una forma que una persona que se encuentre por ejemplo en la ducha no pueda acceder fácilmente a los interruptores y pueda sufrir un percance. Recomendamos una distancia de 0,6 a 1 metro desde el termo eléctrico a la ducha o bañera. ¡Tenlo en cuenta!+

Ventajas del termo eléctrico

Como sabes es importante que la instalación de un termo eléctrico corra a cargo de personal autorizado, ya que éste conocerá todas las condiciones de seguridad necesarias e importantes para este tipo de producto. ¡Y en breve estarás disfrutando de las ventajas de un termo eléctrico! Son muchas, veamos…

La instalación de un termo eléctrico es la más sencilla que existe ya que una vez esté conectado a la toma de agua tan solo se debe buscar una toma de corriente y encenderlo. Además el agua caliente sale como tal al instante, sin esperar como por ejemplo con el butano o el gas natural.

Además por su fabricación, otra de las ventajas del termo eléctrico es que apenas necesita mantenimiento suponiendo un ahorro en lo que a revisiones técnicas se refiere. Tendrás agua caliente constante, sin grandes variaciones de temperatura y con los litros elegidos podrás tener suficiente para abastecer las necesidades de tu hogar. ¡Decídete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *