Consejos al comprar una estufa o chimenea

Comprar una estufa o chimenea es importante para que puedas disfrutar de una temperatura confortable dentro de tu vivienda. Pero, en el mercado te vas a encontrar con múltiples opciones y, entre tanta variedad, ¿cuál será la mejor elección para tu caso? Para que no te sientas tan perdido, hoy descubrirás algunos consejos que te ayudarán a tomar una decisión sin demasiadas dudas. 

¿Dónde la quieres ubicar?

En el momento de comprar una estufa o chimenea debes tener muy claro en qué lugar la quieres poner. Quizás en el salón o en un pasillo. Tú decides. Sin embargo, es importante que tengas esto muy claro porque te vas a encontrar con elementos que podrán colocarse cerca de paredes y otros que necesitarán un revestimiento ignífugo.

En el momento en el que sepas en qué lugar deseas instalar tu estufa o chimenea, podrás decidir cuál es el tipo que mejor se adecúa a lo que necesitas. Eso sí, nunca adquieras una estufa o chimenea que no tenga un revestimiento ignífugo y la sitúes en un lugar en el que esto sería recomendable. Recuerda que tu seguridad y la de las personas que más quieres es lo más importante.

Además de todo esto, dependiendo de la ubicación de la estufa o chimenea esta necesitará mayor o menor potencia para que consiga calentar gran parte de la casa. Por lo general, una potencia calorífica de 60 a 70 vatios debería ser suficiente. Aunque, para ello, es conveniente que analices otros aspectos importantes en tu vivienda.

Analiza las ventanas y el aislamiento de tu vivienda

No adquieras una estufa o chimenea sin antes analizar cómo están las ventanas y el aislamiento, en general, de tu vivienda. Las casas antiguas suelen tener un aislamiento defectuoso o en mal estado que puede hacer que se pierda energía y calor. Por eso, la elección de la estufa o chimenea dependerá de estos factores.

Esto no quiere decir que debas realizar una reforma si tienes una casa antigua. Sin embargo, sí tendrá que ver la estufa o chimenea que compres. Pues, en estos casos en los que el aislamiento de tu vivienda no es el mejor, necesitarás una estufa o chimenea que pueda ofrecerte mucho más calor, es decir, que tenga más potencia. En caso contrario, tu elección puedes dirigirla a elementos que sean más eficientes.

No te olvides del peso que soporta el pavimento

Un aspecto esencial en el momento de comprar una estufa o chimenea que, quizás, puedes pasar por alto es el peso que puede soportar el pavimento en el que instalarás estos elementos. Aunque, es cierto que en la gran mayoría de los hogares esto puede hacerse sin ningún problema.

No obstante, en el caso en el que tengas una casa antigua y el pavimento esté algo deteriorado, tal vez, sea conveniente analizar si podrá soportar el peso de la estufa o chimenea. Si esto no es así, se podría reforzar el suelo en el lugar en el que se realizará la instalación sin que esto suponga un gasto demasiado elevado. Lo mejor en estos casos es pedir ayuda profesional.

Ten en cuenta las inspecciones y el mantenimiento

Para que puedas asegurarte de que todo está bien y que la estufa o chimenea va a funcionar como debe, es importante que se realice una inspección antes de que la utilices por primera vez. Asimismo, se te marcará en un papel la próxima inspección y algunos consejos sobre cómo realizar el mantenimiento de la estufa o chimenea.

Con todo esto, ya estás preparado para adquirir una estufa o chimenea que se adecúe a lo que necesita tu vivienda. No te olvides de ninguno de los consejos expuestos porque garantizarán que el elemento que, finalmente, compres funcione tal y como esperas. Todo esto sin riesgos para que puedas disfrutar de una buena temperatura durante el invierno con la máxima seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *